RESIDUOS INDUSTRIALES O RESIDUOS QUE VIENEN DE LAS INDUSTRIAS?


En una nuevo marco de análisis e investigación sobre el fantasma creado sobre los residuos industriales, es posible comenzar nuevamente a analizar, no a los tipos de residuos - que ya cuentan con numerosas clasificaciones, agrupaciones, sociedades y asociaciones - para pasar a rever algunos aspectos de la realidad en esta cuestión.


Partimos de una base inicial que se encuentra regida por las leyes de la semántica y del mercado. Que tienen en común la semántica y el mercado? bastante, sobre todo cuando se habla de residuos.


Primeramente un "residuo" es algo tangible, mensurable - en forma simple o compleja - pero básicamente estamos hablando de sustancias o compuestos químicos. Esta es una cuestión semántica. Asimismo la semántica determina las definiciones de residuo, que encontramos vastamente desarrollada en numerosos artículos y diccionarios, pero puede decirse en general que un residuo es algo que no le sirve más..... a alguien.


Con esta simpleza podemos analizar situación por situación los residuos que cada uno de nosotros arroja porque "no nos sirve mas" y sabemos que para otros, ese elemento del cual nos hemos desprendido es un objeto de valor.


Las latas de aluminio para el común de la gente es un residuo, pero para algunas empresas es un insumo para reciclar y recuperar. Los recortes de metales en laminas para muchas empresas son residuos y para las fundiciones son un insumo. El papel para nosotros es un residuo y para muchas empresas es un insumo que se recicla. Y así varios casos particulares.


El mercado se mezcla ahora con la semántica, ya que intervienen diversos actores sociales en forma de personas o en forma de empresas. Los frigoríficos generan una gran cantidad de restos de reses que no son comercializables al publico, pero que sí es adquirido por empresas que fabrican alimentos balanceados incomestibles para el ser humano. Por lo tanto el residuo del frigorífico es algo que "no le sirve mas" pero que "si le sirve" al productor de alimento balanceado.


Cuando algo se tira es porque sus principales componentes son de fácil adquisición en el mercado y de bajo costo. Por eso se tira. Nadie piensa en tirar a la basura algo que tenga un valor considerable respecto a adquirir otro. Resulta mas barato fabricar un producto con un insumo virgen que recuperarlo del residuo.


Cuando la mayoría de los envases de gaseosas y otras bebidas eran mayoritariamente de vidrio, los envases tenían un valor, y si uno tenia que adquirir una bebida, era clásica la pregunta "Trajo envase?" y si no lo tenia se agregaba un costo al precio del producto.


El material plástico ha desplazado prácticamente en su totalidad al envase de vidrio. Sucesivos cambios económicos y relacionados asimismo con el marketing han derivado en una evolución de los envases. Desde aquellos iniciales de plástico retornables - mas livianos obviamente que los de vidrio - hasta los de consumo familiar, también de material plástico de diferente calidad y ahora descartables.


En forma simple es como puede analizarse la generación de residuos. Lo que no sirve se tira y lo que sirve se puede vender y recuperar. Debería ser así, pero el mercado dicta su "sentencia" y cuando para recuperar un producto hay que invertir, es cuando la variable costo-beneficio se hace mas relevante. Si las condiciones del mercado cambian, seguramente y casi diría obligatoriamente el diagrama de flujo variará. Algo que antes se tiraba ahora se recicla y reingresa en el circuito productivo.


En el procesamiento del petróleo ocurre lo mismo, el producto mas refinado es la nafta de aviación y el menos refinado son aquellos combustibles pesados como el fuel-oil. Se busca maximizar la refinación del petróleo para aprovechar el máximo de su potencial energético, ya que de cada proceso surgen "residuos" que en realidad son un subproducto que es nuevamente refinado para obtener otro producto comercializable.


Que sucede con los residuos industriales? que se DEFINE por residuo industrial y que se ENTIENDE por residuo industrial? entran en juego aquí diversos considerandos sobre características, volúmenes y otros.


En general y por lo establecido en las normativas se entiende que los residuos industriales son aquellos que se generan como materiales sin valor comercial de venta para el que los produce, surgidos de la transformación - física, química, mecánica u otra - de las materias primas que la empresa adquiere para fabricar sus productos, agregándose aquellos materiales como ser embalajes, envoltorios, limpieza, etc., y que no están ligados íntimamente con el proceso productivo.


La clasificación de los residuos industriales es vasta y puede decirse que de cada rubro industrial puede estimarse que tipos de residuos generan.


En varias normativas asimismo se engloba a la totalidad de los residuos generados dentro de un predio industrial bajo esta denominación: residuo industrial, que no resulta lo mismo que residuos que provienen de las industrias.


Los diferentes procesos productivos utilizan una gran cantidad de insumos secundarios que generan residuos, como así también los que conforman el "envoltorio" de los insumos adquiridos. Es en esta diferenciación donde deben realmente profundizarse los estudios a fin de establecer adecuados sistemas de gestión de residuos.


Muchas empresas que he visitado las considero son menos contaminantes que una familia tipo.  Esto es una realidad que no siempre es observada de esta forma.


Tomando el caso de una pequeña metalúrgica que elabora recipientes de metal, mayoritariamente sus residuos puede decirse que son restos de chapa de metal, recortes sin uso, el producto del barrido de la planta, papeles y cartones, maderas, trapos, virutas metálicas producto del corte y preparación de la chapa y aquellos generados por los servicios conexos de cocina y baños. A estos debemos agregar los trapos embebidos con hidrocarburos que se utilizan en la limpieza de los metales y los recipientes de estos aceites y grasas para la maquinaria involucrada.


Bien, analicemos la generación de residuos de una sola persona por mes: además de papeles y cartones y residuos orgánicos se suman pilas, recipientes con restos de detergentes, amoniaco, productos de limpieza, abrasivos para limpieza de superficies, recipientes vacíos de aerosoles diversos y otros.


La utilización de los productos mencionados es totalmente diferencial en un caso y en otro.  En nuestras casas lavamos los platos mínimamente cuatro veces al día, utilizamos líquidos limpiadores con diversos compuestos químicos mínimamente una vez al día, tiramos pilas y baterías al menos una vez al mes y generamos una gran cantidad de residuos orgánicos, además de otros envases diversos.


Homológicamente inconsistente? de ninguna manera. Una industria puede desprenderse de un litro de aceite mineral por mes, lo cual, según al envergadura de la empresa no es un dato tan lejano a la realidad, y nosotros, tirando una sola pila, podemos contaminar mucho mas que ese litro de aceite.


Esta situación puede tornarse mas critica si analizamos una industria pequeña de fabricación de bolsas plásticas con extrusoras eléctricas. Sus residuos prácticamente son reutilizados en su totalidad y su mayor volumen de generación es de, justamente, las bolsas plásticas donde viene envasado el pellet que le sirve de insumo. Este pellet la mayoría de las veces se adquiere ya coloreado, por lo que no se generan restos de colorantes que pudieran considerarse como peligrosos.


Y nosotros? normalmente arrojamos un residuo que puede contener, según su tipo, carbón, zinc, cloruro de zinc, oxido de plata y mercurio y que tiene la capacidad de contaminar desde 3.000 a 600.000 litros de agua....... si, es así...


Esto lo hacemos cuando cambiamos la pila de la radio portátil, del conejo que toca el tambor de nuestro hijo o del control remoto del televisor y podría decirse que pasamos a ser un generador de mayor complejidad que la industria mencionada.


Es verdad, se ha hablado mucho sobre el potencial contaminante de las pilas, pero es justamente eso, un potencial.  Si no fuera así, piense simplemente en este momento en que Ud. esta leyendo esta nota, cuantos niños en el mundo están jugando con una pila en su boca y no por eso mueren instantáneamente.


Uno puede poner una pila en un vaso de agua y tomar esa agua y eso no significa que inmediatamente suframos un ataque de convulsiones que deriven en la muerte (de todas formas no lo intente), pero sabemos que los componentes químicos contaminantes de las pilas se encuentran dentro de ella.


Es esto una campaña contra la producción de pilas? de ninguna manera. Anular la fuente no significa anular su potencial contaminante. Se debe buscar el equilibrio entre un cuidado responsable, continuar con las políticas de reducción de elementos potencialmente peligrosos en este tipo de elementos, implementar sistemas de recolección adecuados y sistemas de tratamiento, recuperación o disposición final que aseguren o la inertización de los componentes peligrosos o la inmovilidad de los mismos. Tender hacia el equilibrio y no hacia los extremos como ecología sí pilas no o ecología sí industrias no.


Es así como podemos establecer un grado de contaminación potencial entre una pequeña industria y nuestra casa. Y sin magnificar ni minimizar lo comentado, debemos acercarnos a un análisis correctamente encuadrado de lo que se intenta denominar como residuos industriales y su diferencia con residuos generados en la industria.


DE QUE ESTABAMOS HABLANDO?


De los residuos industriales y de los residuos que se generan en la industria.


Por la complejidad y volúmenes de varios insumos industriales y para facilitar las tareas, muchas normativas y legislaciones aplican el concepto de la totalidad: todo lo que sale de una industria es o un producto o un residuo industrial.  De esta forma se engloban residuos que son total y completamente homologables a los residuos domiciliarios - que como ya hemos visto no son tan inocentes como parecen serlo - con aquellos que si precisan de un tratamiento especial.


Esto en realidad puede funcionar positivamente, y de hecho así lo hace, ya que surge la obligación de separar los residuos generados en una industria y que tengan un destino común con aquellos compatibles de los que ameriten un tratamiento especial para que sean derivados a instalaciones adecuadas para su tratamiento y/o disposición final.


Cabe una aclaración que es que, mayormente, en el presente estamos hablando de residuos sólidos.  Quizás por ser los mas visibles son los que uno mas se le presentan a diario, pero esto no significa que los semisólidos,  los líquidos y los gaseosos no deban ser tomados en cuenta. Queda entonces pendiente algunos comentarios sobre estos últimos en sucesivos artículos.


Entonces la autoridad que regula la disposición final obliga a la empresa a declarar los residuos que genera y establece cuales deben ser derivados y hacia donde, planta de tratamiento o directamente disposición final, previa adecuación o no, según el tipo de residuo.


Retornando al tema semántico, se debe hacer mención a que el común de la gente recibe los mensajes sobre los residuos industriales como que son algo similar a la sangre de Alien, el octavo pasajero. Los diarios muchas veces ante la aparición de una gran cantidad de tambores en un terreno abandonado titulan sus publicaciones como "Residuos Industriales Abandonados cerca de una escuela" o algo por el estilo.


Aunque muchas veces estos tambores pueden contener solo.....aire, otras veces son en realidad residuos químicos abandonados por la negligente acción de un industrial o de un transportista. De todas maneras, puede tratarse también de tambores con cloruro de sodio que por algún motivo no fue de utilidad y alguien resolvió abandonarlo... se trata simplemente de sal común (he participado de un operativo que arrojo este resultado).


El problema en este caso fue toda la infraestructura movilizada al principio del operativo hasta que se abrieron la totalidad de los tambores y se determino que todos tenían el mismo material: sal común. No pudo saberse el porque de su abandono, pero de todas maneras no podemos dejar de mencionar que se trató de una acción negligente.


Es por ello que, continuando con la óptica que pretendí intentar explicitar en la nota sobre residuos patogénicos, resulta de vital importancia saber y conocer de que se esta hablando cuando mencionamos y nos referimos a los residuos industriales. De otra forma caeríamos nuevamente en aquello que los técnicos intentamos erradicar para llegar al equilibrio: las generalizaciones, que no hacen mas que complejizar los encuadres, mostrar un panorama caótico, señalar indiscriminadamente a los industriales como los demonios de Satán y propender hacia las políticas facilistas de pretender anular las acciones sin evaluar sus consecuencias en lugar de analizar técnicamente las mejoras sobre esas acciones.


Como una serie de comentarios concluyentes debe considerarse lo siguiente:

  • No todas las industrias son los únicos actores sociales generadores de residuos considerados como peligroso

  • Los residuos industriales pueden ser tanto sustancias que precisen de un tratamiento especial para su inertización y técnicas especiales de disposición final como así también residuos de menor "calidad contaminante" que aquellos que nosotros arrojamos a la basura a diario en nuestras casas.

  • No siempre la gestión de los residuos en las industrias es producto de una acción deliberadamente negligente.

  • No siempre las "soluciones" son realmente soluciones, sino que son mensajes facilistas en busca de un comprador (léase contribuciones)

  • No todos los industriales cumplen las normas así como no todos las omiten deliberadamente

  • No todos los profesionales, asesores y consultores conocen las normativas en su totalidad y por ende no asesoran correctamente a sus clientes

  • No siempre las autoridades establecen adecuados canales de información sobre las normativas de aplicación y no siempre estas normativas son adecuadamente viables tanto económica como técnicamente

  • La generación de políticas de control de residuos no siempre se acompaña de políticas económico-financieras particulares para el sector; no debiera ser lo mismo en cuanto a requisitos la solicitud de un crédito para adquirir un vehículo que para construir una pequeña planta de tratamiento de efluentes.

  • No son suficientes los canales de intercomunicación entre las diferentes cámaras empresarias para fomentar el intercambio de información en cuanto a que existe una gran cantidad de "residuos" de un rubro industrial que pueden ser utilizados por otro como insumos, promoviendo el reciclado y recuperación y minimizando la corriente de desechos.

  • No siempre las autoridades funcionan como guiadoras y consejeras de base sino mas bien como aplicadoras de sanciones

  • No siempre la legislación y normativas que se establecen se adecuan a la realidad y caen en generalizaciones que complejizan los conceptos

  • No todo lo que se dice que es malo es realmente malo; merece atención, no sanción.



DE QUE DEBEMOS HABLAR?

 

  • De los residuos generados por las industrias, según su tipo y según sus características.

  • De políticas de promoción de actividades menos contaminantes o en su caso de procesos que maximicen la utilización de los insumos y la minimización de desechos.

  • De políticas económicas nacionales, regionales y locales que promuevan el fácil acceso a créditos blandos para su aplicación a la adquisición, implementación, adecuación y otras acciones destinadas al mejoramiento de la gestión de los residuos industriales, desde su generación, manejo, tratamiento y disposición final

  • De la promulgación de normativas técnica y económicamente optimizadas y de fácil aplicación. De nada sirve una legislación que obligue a las empresas a tener actualizado sus planos de instalaciones electromecánicas y no se generen normativas que ayuden y guíen a los generadores sobre la gestión y manejo de los residuos.

  • De una lógica técnica en la generación y aplicación de las normativas. Esto significa no inundar el marco legal de aplicación a las empresas y exigir su cumplimiento sin un orden lógico: tal como el ejemplo anterior, debiera ser mas importante el control de gestión en la aplicación de normas especificas para que, como ejemplo, la empresa pueda derivar flujos monetarios a la adquisición de un sistema de tratamiento de sus efluentes líquidos antes que, sumado a este sistema, deba también erogar una cantidad de dinero para actualizar los planos de obra civil, de instalaciones electromecánicas, planos de desagües y otros, que promueven a la inacción.

  • De una comunicación fluida, clara, concreta y técnicamente viable de la normativa de aplicación.  La importación de normas hacia socio-culturales y económicos diferentes muchas veces promueve a que sean prácticamente inaplicables.

  • De una concientización sobre los residuos de la sociedad en general y una particular hacia el sector industrial sobre su manejo y gestión.


Gracias por su lectura.

Nota del Autor: El presente articulo puede ser transcripto total o parcialmente mencionandose el autor - Lic. Ing. Alberto M. Bertona y la fuente - www.econsul.com.ar -. Las transcripciones parciales pueden inducir a malinterpretaciones de conceptos.


Powered by FerozoSite